• DINS

Viaje submarino con Clan de Venus




Realmente no sé que es la música pop, pero cada que escucho a una banda como Clan de Venus, me doy cuenta que el Pop no es un género, sino una base en donde colocar experiencias y sonidos bastos. Clan de Venus no es Pop, y su disco homónimo tampoco lo es. Es una extraña combinación de los ambientes reverberados del Post (Post Metal y Post Rock) y las guitarras con chorus de un buen disco de Surf. Las melodías y los riffs de guitarra suenan a Math Rock y a lo llamado agridulce; una sensación de felicidad por la melancolía vivida, es como recordar un suceso triste con dolor, pero al haber pasado ya tiempo, lo vemos como algo dulce.



El disco comienza con un Intro Fresco que describe como será el viaje por el fondo del mar que representa este álbum semi conceptual. Desde el comienzo escuchamos los riffs en dieciseisavos que alumbran el espacio con reverb y pronto empiezan a sonar la batería juguetona y los ambientes de fondo que se sienten como olas en el océano. Entonces sé que hay algo más aquí que a simple vista (o escucha), algo profundo que esconde lo bonito que los acordes arpegiados pueden sonar.



Miércoles comienza mientras el sonido de ambiente de la pasada se mantiene, y es más feliz, al menos hasta que comienza la letra.


"Miércoles por la mañana, nada es igual. Me pregunto cuando cambiará. Las horas pasan volando y yo me siento mal; otro rumbo debo tomar"

La voz se siente a lo que está diciendo, a un sujeto que acaba de levantarse y siente como el día no es brillante, lo cual contrasta muy bien con la música, pues aún cuando las guitarras y la batería se sienten brillantes, el echo y reverberación las envuelven y le dan cierta oscuridad; una oscuridad que se vuelve obvia al escuchar las letras.



Si Pudiera Verte suena mucho a math rock. Una guitarra que no se queda quieta y toca tanto acordes como arpegios adelante de una batería y bajo bastante rítmicos y veloces. Los estribillos son complementados por unos coros vocales, los cuales aumentan la intensidad y le dan un dolor especial a esa necesidad de querer ver a alguien, sin importar qué.



Viaje es mi canción favorita del disco. Inicia con un riff de guitarra que me recuerda a Blink-182, pero eventualmente se transforma a lo que Clan de Venus suena. Quizá sea su canción más triste, y quizá sea por ello que me guste tanto. Después de escucharla logré darle un significado a su música, pues me imagine queriendo poner el LP a todo volumen en un domingo al despertar, cuando peor me siento conmigo mismo y sin embargo las letras no son negativas. Claro que son melancólicas, pero en canciones como viaje te das cuenta que el protagonista no habla sólo del dolor que siente, también menciona como a pesar de todo, sigue ahí, esforzándose por que las cosas sean mejores.




Dulce Pero Triste es su canción más Shoegazera, la cual comienza con una guitarra distorsionada con reverb a lo Shields. Lo cual ahora hace sentido que Deafheaven sea una de sus influencias, pues aunque no suenen a ello (Darkgaze) sin duda alguna tienen elementos que combinan el Shoegaze con el Post Metal (algo que el Darkgaze hace) pero los usan en un contexto de pop y de surf.



Isla Nube baja la intensidad de la distorsión y retoma las riendas de una canción espacial, enfocada en la sensación que sus texturas provocan. Y gracias a la música y a la letra, ahora entiendo que tipo de sensación es la que hay en el disco: Es la sensación de estar bajo el océano claro, con el sol a todo lo que da, y ver esos rayos de luz refractados entre las partículas de agua. En ese momento el tiempo se alenta, se vuelve inmóvil y todo mal parece detenerse por un segundo, y mientras mi cuerpo se mantiene flotando, recuerdo los bellos momentos.



Y para cerrar nada mejor que Náufrago, una canción que sintetiza el disco en una experiencia de dolor y de seguir luchando. Al igual que otras de sus canciones, la estructura entrelaza en los versos melodías de voz y de guitarra, dandole a cada una un espacio. En el estribillo final, las voces explosivas con coros humanos levantan la energía, la cual es reforzada por una batería más agresiva. Y entonces acaba con un puente instrumental, donde el bajo le da cuerda y las guitarras dulces le siguen mientras una batería sencilla le da ritmo. A mi parecer esta sección debió durar aún más, pero sin duda fue un excelente final a un excelente disco.




116 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo